Friday, July 23
Shadow

Solo a él le cumplen el capricho: la anécdota de la Ferrari negra de Maradona – MDZ Online

Guille me comprs una Ferrari?. As comienza una de las ancdotas ms divertidas y extravagantes de la vida de Diego Armando Maradona. Lo absurdo de la situacin radica en que el Diez le hizo esta pregunta a Coppola a bordo de la Ferrari Testarossa que ya tena.

Va a salir una F40. Van a hacer slo 40 unidades y quiero una, le dijo Maradona a quien entonces era su manager. Era 1986 y faltaban pocas semanas para el comienzo del Mundial de Mxico. Diego estaba muy cerca de tocar el cielo con las manos y se dispona a embarcar desde Roma.

A modo de despedida, Maradona le dijo a Coppola: negra!. Cmo negra?, se pregunt Guillermo. La emblemtica automotriz italiana, famosa por su color rojo, hasta ese momento no gustaba que sus autos se presentaran en otro color que no sea ste, y menos para una edicin tan limitada. Pero Maradona ya era Maradona y su mnager no poda decirle que no.

De por s, la misin ya era difcil. Ferrari ya contaba con ms de 3 mil pedidos y slo iba a fabricar 40 unidades de su nuevo modelo. Luego de mover contactos y de hacer valer sus habilidades con la oratoria, Coppola se asegur una. La cifra? 480 mil dlares.

Con el contrato ya firmado, Coppola le comunic al mismsimo Enzo Ferrari, fundador de la escudera, que Maradona la quera negra. Famoso por su difcil temperamento, Enzo en principio se neg rotundamente, aunque accedi cuando Guillermo le dijo que su idea era llevar el vehculo al mejor pintor de autos de Npoles.

Luego de dos meses, de la mayor consagracin deportiva de la vida de Maradona y del triunfal regreso al pas de un equipo que haba sido duramente criticado, Diego y su manager volvieron al sur de Italia. Guillermo Coppola lleg primero.

En ese momento, la relacin entre el astro del ftbol y Corrado Ferlaino, el presidente del club donde jugaba, era un tanto complicada. Este ltimo buscaba mejorarla de la manera que sea y Coppola no tuvo mejor idea que mover los hilos de manera estratgica.

Ambos dos esperaban a Maradona y a Claudia Villafae en el aeropuerto de Npoles. Sobre la pista de aterrizaje, bien a la vista, la nueva Ferrari F40 de color negro.

Presidente, por qu no se la regala?, fue la propuesta que le hizo Coppola. Un tanto inseguro, Ferlaino le pregunt cunto costaba. Veloz y ocurrente, el manager le dijo que 1 milln de dlares: 870 mil por el auto y un plus de 130 mil por la famosa pintura negra.

Indignado por el precio, pero vido por mejorar la relacin con el ya campen del mundo, Ferlaino accedi.

Apenas baj del avin, Maradona vio el auto y enloqueci de alegra. Cuando Coppola le dijo que era un regalo del presidente de su club, Diego abraz a Corrado Ferlaino y lo llen de demostraciones de afecto. Pero faltaba una sola cosa: ver el vehculo.

No tiene estreo!, dijo Maradona. Coppola le explic que era un auto de carrera y Diego se tranquiliz cuando ste le dijo que al da siguiente le pondra uno.

No tiene tapizada la puerta!, volvi a objetar el Diez. Su manager le dijo que era para restarle peso al vehculo, pero ya era tarde: Maradona le dijo a l y a Ferlaino el particular uso que podan hacer del vehculo.

Finalmente, Diego pudo disfrutar de su Ferrari F40 negra con estreo, tapizado en las puertas y todos los detalles que quera. Una vez ms, sus caprichos y su personalidad hicieron que lo imposible se haga realidad.

Guillermo Coppola, a su manera, comparti la ancdota que queda para la posteridad.

 

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *