Friday, July 23
Shadow

El velatorio de Diego Maradona: así fue el desborde que terminó con caos y tensión en Casa Rosada – Clarín

Era imposible que el velatorio de Diego Maradona terminara bien. La idea de la familia de que la despedida en la Casa Rosada fuera un acto rápido y sencillo terminó de la peor manera porque nunca se entendió la magnitud del acontecimiento y la enorme cantidad de gente que se agolpó para decirle adiós a su ídolo.

De ahí la decisión tardía de modificar la decisión inicial y de correr de las 16 a las 19 la hora de cierre de las puertas en Balcarce 50.

Hubo dos momentos críticos en dos lugares diferentes. Apenas pasadas las 14, la policía decidió poner un vallado en Avenida de Mayo y la 9 de Julio para cortar la cola que a esa hora llegaba hasta Cochabamba.

Hubo enfrentamientos entre los fanáticos y las fuerzas policiales que dispersaron con balas de goma cuando la gente intentó evitar que la gente se abalanzara sobre el nuevo vallado.

Eso provocó un efecto dominó: la gente comenzó a agolparse y todo se desbordó en el ingreso a la Casa de Gobierno. Todo el orden que reinó desde las 6 de la mañana se trasformó en un caos. Lo que era una procesión controlada, con una o dos personas que entraban y le decían adiós a Maradona se hizo masivo.

La policía decidió correrse del lugar y el ingreso se daba por la puerta de entrada y también por la puerta de salida.

Pasadas las 15 la situación empeoró y hubo choques entre la Policía y los fanáticos en las cercanías de la Casa Rosada. También se vieron barras de Boca y Tigre que intentaban, a su modo, contener los desbordes.

Foto Marcelo Carroll

Foto Marcelo Carroll

La gente que salía de Balcarce 50 denunció que hubo represión y que no sólo intentaban disuadir con balas de goma, sino que también aseguraban que las fuerzas de seguridad lanzaron gases lacrimógenos dentro del edificio. La situación se calmó un poco cuando se supo que habría tiempo hasta las 19 para pasar a despedir a Maradona.

Ya era demasiado tarde para frenar el caos. En el peor momento, para completar el escenario, llegó la barra de Gimnasia. Una pésima organización empeoró producto de la decisión que el velatorio durara apenas 10 horas. La voluntad de la familia, cargada de buenas intenciones, chocó con la falta de previsión y los errores de comunicación.

No había manera de que terminara bien. En plenos desmanes, las autoridades decidieron sacar el féretro de la capilla ardiente y trasladarlo al Salón de los Pueblos Originarios. La tensión fuera de la Casa Rosada había bajado, pero la mayoría de la gente aún no sabía que las puertas se habían cerrado y es posible que no se vuelvan a abrir.

Cruces Nación-Ciudad

Foto Juan Manuel Foglia.

Foto Juan Manuel Foglia.

En paralelo, funcionarios del ministerio de Seguridad, órgano encargado del comando conjunto que se ideó para el operativo responsabilizaron a la Policía de la Ciudad.

Luis Morales, subsecretario de Seguridad de la Nación, dijo que no hubo orden de represión desde Nación. “Donde comenzaron los incidentes es 9 de julio y Avenida de Mayo, participó la Policía de la Ciudad de Buenos Aires”, se desligó.

“El Gobierno Nacional no tiene jurisdicción como para indicar reprimir a una fuerza de seguridad. Además de no tenerla, de ninguna manera hubiera dado esa indicación”, se despegó el funcionario de Sabina Frederic.

“La gente estaba ordenada. Sabía que iban a tardar mucho en entrar pero estaban esperando pacientemente. El operativo se descontroló cuando la Policía Metropolitana empezó a disparar”.

El gobierno de la Ciudad, por su parte, cargó contra Nación y dijeron que fue irresponsables dejar a cargo de la familia de Maradona un tema de Seguridad Interior.

Sostuvieron que después de hablar de un millón de personas y declarar tres días de duelo era previsible esta situación con la familia del astro declaró su intención de terminar el velorio a las 16. “Hubo ineptitud”, resumieron sobre el accionar oficial del Gobierno Nacional.

“Nos dijeron que cortemos Av. de Mayo y 9 de Julio, lo hicimos y después extendieron tres horas el funeral, hubo irresponsabilidad”, explicaron a Clarín

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *