Sunday, May 16
Shadow

Sosa es un León: el uno por uno de sus atajadones – Olé

“Rey de reyes de la antiguedad, ningún otro animal es considerado tan supremo por la naturaleza. Rey de la Selva”. Con esa frase, Sebastián Sosa le mostró a sus seguidores la obra de arte que se había tatuado en la nuca: un León enorme, llamativo, que ruge y mete miedo a los delanteros. Algo de eso se vio en Santiago del Estero, donde el arquero uruguayo la rompió y tuvo tres atajadas impresionantes para que Independiente comience la Copa de la Liga Profesional con una victoria (1-0 sobre Central Córdoba).

Mirá también

Sosa llegó al Rojo y se adueñó del arco. Pusineri le dio la oportunidad y él jugador de 34 años no la desaprovechó. Su presentación fue ante Atlético Tucumán, por la Sudamericana, en el triunfo 1-0 por la ida de la segunda ronda de la Copa: ahí le sacó el empate a Melano con una segura atajada a un remate complicado. Bien. Arco en cero y rugido.

El segundo encuentro de Sosa en Independiente fue visitando a Central Córdoba y ahí sí que tuvo mucho trabajo. Sacó, al menos, tres pelotas que tenían destino de gol. La primera de ellas fue con el pie, demostrando que no solo ataca en la selva del área con sus guantes, sino también con todo su cuerpo. Esa fue a Argañaraz, que disparó casi del punto penal y fue presa fácil.

No conforme con esa, el charrúa le puso llave y candado a los tres palos en el segundo tiempo, cuando los santiagueños fueron por el empate. Y así, Banegas se quedó dos veces con las ganas: primero le sacó una mandando la pelota por arriba del travesaño, asegurándola, y luego, quizás la más difícil, fue a los 48′ (Sánchez, arquero local, también estaba buscando el empate), cuando Banegas metió otro testazo, la pelota se desvió en el camino y Sosa igual la sacó. Hasta se lesionó la mano. Tremendo. Un león del arco.

Mirá también

“Nunca me había animado, pero siempre supe que si algún día me hacía un tatuaje iba a ser un león. Yo sabía muy bien lo que quería y ahora estoy con este nuevo look”, contó Sebastián, quien se decidió a hacerse ese dibujo luego de sufrir coronavirus y perder mechones de pelo. No la pasó bien y él mismo se encargó de relatarlo: “Me afectó muchísimo y es por eso que tomé la decisión de raparme. Decidí sacarle provecho a esa situación adversa y me hice el tatuaje”.

‘);
$(“#activateComments”).trigger(‘refreshPlugin’);
}

$(document).on(“wa.login”, function(e, user){
refreshCommentPlugin();
});

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *