Tuesday, June 15
Shadow

Si Newells no cambia el ritmo, cumplirá un rol secundario – La Capital

No es casual mencionar el nivel de los tres en esta lectura sobre lo ocurrido en Córdoba. Es que esta versión de Newell’s fue pensada por Frank Kudelka para que el fútbol gire alrededor de ellos. Y a partir de Maxi, Scocco y Pérez es inevitable pensar en los mejores intérpretes para acompañarlos. En la fallida actuación del debut quedó claro que con ese trío en el campo de juego resulta imprescindible acompañarlos con futbolistas con dinámica, intensos y con aceleración. En Córdoba ninguno asumió ese rol.

Aníbal Moreno quedó en deuda. Nunca fue el receptor del medio, ni se ocupó del traslado. No fue incisivo y tampoco metió alguna habilitación. Se redujo a toques cortos, en sitios con poca influencia en el desarrollo del juego. Sebastián Palacios tampoco pesó. Corrió mucho por la banda derecha, pero se redujo a intentos individuales confusos. Angelo Gabrielli y Mariano Bíttolo subieron seguido por los costados, aunque tampoco fueron un factor de sorpresa. Ni siquiera Santiago Gentiletti se incorporó al circuito de generación, soltándose en campo contrario como ya demostró que puede hacer.

Cada avance de Newell’s resultó anunciado, sin el factor de sorpresa. Así fue imposible construir acciones de riesgo, con futbolistas que se movieron a un mismo ritmo, sin acercarse al que la tenía para recibirla, tocar y buscar la descarga. Hubo una desconexión en la zona media y con el ataque.

Talleres, con una formación renovada, plagada de juveniles, se encargó de correr, anticiparse para cortar los intentos de la visita y despegarse rápido en ofensiva. La fórmula del equipo de Alexander Medina no tuvo misterios ni rendimientos individuales descollantes. Fue simple y efectiva.

Con un fútbol menos osado que el actual de Newell’s, el ex entrenador de la lepra, Diego Osella, sostenía acerca de la importancia de Joel Amoroso para correr por el flanco derecho, subiendo y bajando, para de esa manera evitarles un mayor desgaste a Scocco y Maxi. La trascendencia que terminó teniendo el extremo derecho en el funcionamiento del equipo rojinegro es discutible. Pero su caso es un ejemplo sobre cómo se buscó resolver, con un atacante de alta intensidad, la dinámica que ya no tenían los referentes, que encima cargan con tres años más desde esa experiencia bajo la conducción de Osella y a los que ahora se les agregó Pablo Pérez.

Newell’s puede cambiar. O encuentra una respuesta diferente en los que fueron titulares o Kudelka busca opciones en el banco, como el ingreso Jerónimo Cacciabue, cuyas cualidades pueden fortalecer el medio a partir de su entrega y vértigo. Para recibir a Boca quedan ocho días. Un buen tiempo para resolver qué hacer.

La frustración de la primera presentación fue grande. La derrota era una posibilidad. La forma en cómo se dio no se esperaba. A Newell’s lo vulneró sin objeciones el rival que, en la previa, era el que menos complicaciones debería traerle en la zona. Perdió intentando ser ofensivo, justamente no siendo agresivo. El penal que no le sancionaron a Scocco por un agarrón de Tenaglia no altera el concepto. Sin cambio de ritmo, ganar se le hará cuesta arriba. Y la clasificación a la siguiente fase, como uno de los dos mejores de la zona 4, se convertirá en una misión compleja.

Otra roja en el ciclo de Kudelka

La tarjeta roja que recibió Fabricio Fontanini por la infracción a Diego Valoyes fue la segunda expulsión en contra de Newell’s durante el ciclo de Frank Kudelka. Es el primer defensor expulsado durante la conducción del DT. Si bien esa sanción fue discutida por los futbolistas rojinegros, el árbitro Darío Herrera lo echó porque evitó una ocasión manifiesta de gol.

El primer expulsado de Newell’s con Kudelka en el banco fue Rodrigo Salinas. El delantero se tomó a golpes con Yonathan Cabral en el tiempo adicional del partido que la lepra igualó de visitante con Atlético Tucumán (2-2) el 7 de diciembre de 2019. Ambos jugadores vieron la roja.

Fontanini tuvo la primera expulsión desde que se incorporó a Newell’s en 2018. No había desentonado hasta allí. Los ojos estaban puestos en su figura ante la responsabilidad de reemplazar a Cristian Lema, que había sido uno de los más regulares del plantel la temporada anterior.

La expulsión de Fontanini se produjo luego de una serie de desinteligencias sobre la banda izquierda. Bíttolo dudó y dejó que Valoyes cabecee con libertad. Fernández falló luego en la marca a Cabral y se quedó pidiendo una infracción del delantero. Y Gentiletti perdió a Valoyes. Fontanini era el último obstáculo que tenía el colombiano y lo bajó.

Manuel Guanini es la principal opción para reemplazar a Fontanini. El defensor, que llegó de Gimnasia, fue al banco contra Talleres.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *