Wednesday, May 12
Shadow

Racing – Atlético Tucumán, por la Copa de la Liga Profesional, goles, resumen y resultado: el local hizo agua – Clarín

La sombra gana terreno en la tarde del Cilindro. Cubre todo el campo de juego y la escena, a esa altura del domingo, es un fiel reflejo de Racing: un equipo opaco, despojado de todas sus luces. Sin sol ni gol. A merced de un rival que guardó sus mejores cartas para la Copa Sudamericana, pero mostró un mayor grado de eficacia. Y tuvo un técnico, además, que repartió mejor los cambios. Por eso Atlético Tucumán se llevó un triunfo tan holgado como histórico de Avellaneda, donde nunca había sumado tres puntos en torneos locales.

Los números son indiscutibles. Las estadísticas, en cambio, pueden confundir si de fútbol se trata. La tenencia no siempre se traduce en contundencia. Y aunque Racing tuvo una amplia posesión (71%), estuvo lejos de ser certero.

A los tucumanos les alcanzó con una pelota parada y una gran maniobra colectiva para viajar en ventaja al entretiempo. Después, aprovechó la desesperación celeste y blanca para encajar la goleada. Fue oportuno. Pegó justo. Y desarticuló a una defensa habitualmente digna de solidez. Hasta este domingo, claro.

Lisandro, sin gol. Así gambeteó al arquero Marchiori en el primer tiempo, pero le anularon el gol por offside. Foto José Brusco / ARGRA

Lisandro, sin gol. Así gambeteó al arquero Marchiori en el primer tiempo, pero le anularon el gol por offside. Foto José Brusco / ARGRA

La primera acción del partido reveló las intenciones de unos y otros. Lorenzo Melgarejo habilitó a Lisandro López, el capitán desparramó a Tomás Marchiori y marcó el gol. Inmediatamente, Ariel Scime levantó el banderín. La televisión trazó una línea en la repetición. Fue muy finita la jugada. Imposible de determinar sin la presencia del VAR.

Enseguida, llegó Atlético Tucumán. Y con un tiro libre de laboratorio logró el primer grito. Ejecutó Matías Alustiza, Mauro Osores apareció detrás de todos para meter el cabezazo, Gabriel Arias dio un rebote corto y Ramiro Carrera sacudió de zurda.

De repente, el Decano se encontró con la victoria, pero no desarmó su plan original. Defendió en bloque a bordo del 4-4-2, compactó sus líneas y se agazapó, aunque no tan cerca de su arquero, con la idea de recuperar y salir largo en el contraataque.

Racing mostró la fórmula de siempre, pero fallaron los intérpretes. Eugenio Mena pasó al ataque, impulsado desde su lateral, pero Héctor Fértoli no hizo la diferencia. El más destacado fue Melgarejo. Por el centro, como volante interno pero tirado más a la derecha, enganchó hacia adentro y exhibió sus virtudes con la zurda. Estuvo lúcido en el pase y en la conexión. Le faltó eficacia en el área.

No jugó mal Racing en el primer tiempo, pero volvió a desencantar en la definición. Por sus defectos para terminar las jugadas y por las dos tapadas de Marchiori, debutante en Primera División a los 25 años. El mendocino le tapó dos pelotas bárbaras a Lisandro, el más activo adelante. Un cabezazo y un remate al primer palo.

El segundo de Atlético Tucumán tuvo otro condimento: seis toques para llegar al área, a espaldas de Marcelo Díaz, y dos rebotes. Un tiro de Carrera en el palo, una atajada sensacional de Arias ante Heredia y la definición de Ruiz Rodríguez.

Ya no estaba Melgarejo, lesionado y reemplazado por Leonel Miranda. El ingreso del Lolo, que no había sido de la partida por una contractura, no cambiaba la ecuación. Tampoco lo hicieron el pibe Santiago Godoy y Benjamín Garré.

Mauricio Martínez metió un golazo, pero los tres cambios que hizo Sebastián Beccacece a la salida del segundo tiempo denotaron un disconformismo, sobre todo, con los extremos. Héctor Fértoli, especialmente, y Walter Montoya no tuvieron un buen desempeño. Eso sí, Godoy (19 años, nacido en Berazategui) es “9”. Y se notó su incomodidad para jugar por afuera.

Lisandro lo perdió de entrada, con una jugada calcada a la del primer tiempo que fue anulada por offside, pero se quedó sin ángulo para descontar cuando eludió al arquero. Y cada vez se le hizo más difícil vulnerar al bloque tucumano.

Pensativo. Beccacece camina rumbo al vestuario. 
Foto JOSE BRUSCO / POOL ARGRA)

Pensativo. Beccacece camina rumbo al vestuario.
Foto JOSE BRUSCO / POOL ARGRA)

Nery Domínguez había dejado la defensa para se sumarse a la mitad de la cancha y asegurar el primer pase. Mauricio Martínez se paró como central, pero lejos de Arias. Racing adelantó sus líneas, pero empezó a desafinar. Hacía circular la pelota, pero sin profundidad.

Entonces Ricardo Zielinski metió mano en el banco. Sacó a Alustiza -se enojó mucho- y Augusto Lotti y mandó a la cancha a Guillermo Acosta y Lucas Melano. Y en la primera jugada que coincidieron, dos minutos después, consiguieron el tercer gol del Decano.

De un lateral que peinó Carrera llegó una guapeada de Melano, que encaró entre Sigali, Mena y Pillud. El rechazo corto le quedó de frente al Bebe Acosta y con un derechazo venció a Arias. El arquero neuquino nacionalizado chileno le ahogó el cuarto al propio Carrera.

Y mientras Beccacece quemó el último cartucho con Augusto Solari por Pillud, el Ruso apostó a Kevin Isa Luna y Javier Toledo por Heredia y Carrera. Ya había descontado Martínez con un gol de Premier. Hasta que Ruiz Rodríguez, ahora tirado a la derecha, lanzó el centro hacia atrás e Isa Luna (19 años) marcó el cuarto entrando por el segundo palo.

Ni el tiro del final le salió a Lisandro, que reventó un poste. En el rebote, Marchiori tapó ante Miranda. Y se llenó de dudas Racing. Porque esta Copa LPF poco importa, pero la Libertadores no permite pasos en falso.

HS

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *