Sunday, May 16
Shadow

De forma demoledora, Naoya Inoue noqueó a Jason Moloney en el sexto round – Izquierdazo

Naoya Inoue noqueó a Jason Moloney en el séptimo round la noche del sábado en Las Vegas para retener sus campeonatos mundiales de peso gallo de la FIB y de la AMB. Así, el nipón defiende también su posición entre los mejores peleadores Libra por Libra en el mundo.

Y El Monstruo lo hizo fiel a su estilo, con una pegada destructiva y un efecto intimidante que sigue fascinando al público que lo ve. Como en ese cuerpo pequeño, y delgado puede haber esa fuerza d pegada, es cautivador.

El australiano Moloney fue valiente. Desde el comienzo intentó ganarse el respeto del japonés sobre el ring, lanzando golpes, yendo al frente, tratando de no mostrar síntomas de debilidad hacia Inoue.

El japonés sereno fue creciendo de a poco en el combate, y en cuanto empezó a soltar las manos el efecto fue evidente. El rostro de Moloney empezó a inflamar de inmediato, y en los intercambios, siempre parecía salir más sacudido.

Inoue trabaja a base de velocidad de manos. Si ambos tiran golpes al mismo tiempo, Inoue entrará primero y entrará más duro. Así fue como mandó a la lona a Moloney por primera vez.

En el sexto round, Moloney quiso tirar un jab en repetición, e Inoue lo recibió con un violento gancho de izquierda que entró seco al mentón del australiano. Moloney se levantó, aunque lo hizo lastimado, en el cuerpo y en el alma.

Moloney ya había sido tocado por el poder de Inoue, y parecía cuestión de tiempo para que llegara el golpe definitivo. Y llegó.

Cuando se terminaba el séptimo round, nuevamente Moloney quiso tirar el jab. Naoya Inoue lo tenía telegrafiado, y tan pronto como Moloney quitó el guante izquierdo de su cara, Inoue lanzó un recto de derecha brutal. Rápido y potente.

Moloney se fue a la lona de fea forma, con las piernas dobladas. Y seriamente sacudido. Perdido sobre la lona. Intentaba recomponerse, veía las sogas, veía al réferi, veía al suelo. Y no entendía lo que acababa de pasar. Intentó ponerse de pie, y volvió a perder el equilibro. En ese momento, el réferi detuvo el combate.

Inoue lo volvió a hacer. El Monstruo alcanzó su nocaut 17 de 20 triunfos y aún no conoce la derrota. Sigue sembrando el terror en las divisiones pequeñas, y confirmando su lugar como uno de los peleadores más fascinantes del momento.

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *