Sunday, April 11
Shadow

Los 60 looks de Maradona – Olé

Platinado, con pelo largo, con barba candado, gordo, flaco… El Diego almacena todo tipo de transformaciones a lo largo de su vida y en Olé hacemos un repaso de los cambios más llamativos y extravagantes. ¡Mirá!

Es único e irrepetible. Diego Armando Maradona podrá cambiar de aspecto físico con la misma rapidez con la que gambeteaba cuando llevaba la redonda atada a la zurda, sin embargo no existirá ser humano en la faz de la tierra que no lo reconozca. Gordo, flaquito, platinado, con barba, con bigote mexicano, a cara lavada, con vincha, sin vincha, con las mechas largas, con una franja amarilla pintada en la cabeza, con una maraña de rulos al mejor estilo afro, con un arito, con dos, con lentes de contacto de color, con los abdominales marcados o con una zapan infernal…

NO TE PIERDAS LA DIEGO PEDIA, EL DICCIONARIO DE MARADONA​

Las postales de las transformaciones físicas del Diego en sus 60 años. (fotomontaje: Luciano Canet).

Las postales de las transformaciones físicas del Diego en sus 60 años. (fotomontaje: Luciano Canet).

A lo largo de sus cinematográficos 60 años, y sobre todo desde que gracias al fútbol dejó de ser Diego Armando para transformarse en D10S, la apariencia del hombre que le dio sentido a este hermoso deporte fue mutando a un ritmo frenético. Muchas veces siguiendo la corriente de la moda, como cuando en su época de Pelusa lucía una melena en degradé que se usaba en aquellos tiempos, pero muchas otras siendo él mismo el forjador de tendencias. ¿Cuántos jóvenes y no tanto han sabido llevar, frente en alto, su cabello con una franja ancha decolorada tal como inmortalizó el Diego allá por 1995, en lo que fue su regreso a Boca? Sí, bastante tiempo antes que el famoso mechón de Palermo…

Otras veces, en cambio, Maradona fue modificando su apariencia debido a determinadas situaciones que le tocó atravesar durante momentos complicados de su vida, incluso cuando aún cuando era jugador. En 1995, un año después del “me cortaron las piernas” que inmortalizó tras el polémico doping positivo en el Mundial de EE.UU, comenzó a desandar el final de su carrera y de a poco fue mutando su físico. Ya en el 98 se lo notaba con algunos kilos arriba y el fin del mileno lo encontró con un platinado furioso y viajando a Cuba para iniciar su rehabilitación, poco tiempo después de la crisis cardíaca que lo tuvo en coma en Punta del Este.

Mirá también

Tiempos bravos los que supo sortear el Diez. Con el correr de los años cambió hábitos, se sometió a dos bypass gástricos, adelgazó, se mostró muy lúcido, entero, y hasta conduciendo su propio programa de TV (“La Noche del Diez”). Aunque en esa montaña rusa que es su vida también tuvo recaídas, volvió a engordar, a tener otro aspecto muy distinto al Diego jugador.

Algunos cambios de apariencia del Diego a lo largo de sus 60 años.

Algunos cambios de apariencia del Diego a lo largo de sus 60 años.

Y así, en ese vaivén emocional y físico, Maradona fue sumando décadas y canas: lució su barba tupida, le metió horas al gimnasio hasta tener un lomo cuasi escultural, tuvo que operarse por el problema de sus rodillas, y ahora no camina como quisiera pero está de pie. Con su corte prolijo y manteniendo una alimentación saludable, el hoy entrenador de Gimnasia La Plata ya prepara la cámara de fotos para tomar una nueva instantánea en su cumpleaños. Otra imagen para el archivo de su vida y la de todos…

Mirá también

‘);
$(“#activateComments”).trigger(‘refreshPlugin’);
}

$(document).on(“wa.login”, function(e, user){
refreshCommentPlugin();
});

Leave a Reply

Your email address will not be published. Required fields are marked *